>>> Home ¿Quién y por qué
libroTres “amores”  me han llevado a pensar en hacer este libro, el primero, el más viejo, es la fotografía, la conozco desde siempre, mi padre tenía esa pasión y yo creo que entré a una cámara oscura cuando apenas empezaba a dar mis primeros pasos.
Comencé a tomar fotos desde niña con mi vieja Leica y con ella aprendí a mirar en un visor que se comía un trozo del cuadro porque no era reflex ; y siempre ella, me enseñó a “leer” la luz porque no tenía fotómetro.
Después crecí, hice la escuela de fotografía, pero nunca quise hacer de ella una profesión, siempre he pensado que aún cuando algo te pueda gustar mucho, en el momento en que eso se convierte en tu trabajo, por lo que te pagan, no puede seguir siendo ya un amor libre.
El segundo y el tercer amor están estrechamente unidos entre sí y no sé siquiera decir cuándo nacieron o cuál de ellos haya sido el primero: Cuba y Che Guevara, mitos, ideales y sueños de quien como yo, tenía 19 años en el ’68.
Después de la escuela de Gráfica comencé a trabajar, primero en un estudio fotográfico donde hacía bricolage para las revistas (Brava, Casaviva etc) , durante algún tiempo también me dediqué a la gráfica por mi cuenta, hasta que, casi por casualidad comencé a hacer “food” en un estudio fotográfico de dos amigos, y ahora, a la distancia de 30 años, estoy inscrita como periodista y sigo ocupándome de este trabajo escribiendo recetas y elaborándolas materialmente para revistas especializadas o no en la materia (Sale&Pepe, Donna Moderna, A)

Así es que siempre he estado en contacto con la fotografía, aún cuando sólo ha sido marginalmente en el orden laboral, pero no he parado de hacer fotos sólo mías por el placer de hacerlas.
En 1998 estuve en Cuba por primera vez, un sueño largamente acariciado durante muchos años y finalmente hecho realidad, fue ahí que comencé, entre las tantas fotos, a coleccionar una serie de imágenes dedicadas por el pueblo cubano al Che Guevara, murales, carteles, fotos en tiendas o casas, paredes dibujadas con el rostro del Che en manera casi infantil están diseminadas por toda la isla.
Después he regresado a Cuba muchas veces y poco a poco las fotos dedicadas al Ché llegaron a ser muchas, tantas que me hicieron sentir el deseo de juntarlas todas y pensar en hacer un libro.
En marzo de este año (2008) regresé a Cuba con un esbozo de libro me reuní con Alberto Granados, Camilo Guevara (hijo del Ché), el amigo Vando Martinelli (ex periodista de l’Unitá, funcionario del entonces PC y co-fundador de “Italia-Cuba” que vive hace años en la Habana donde colabora con el Ministerio de Cultura de la isla) y Reynaldo González, intelectual y escritor cubano que obtuvo en Italia en el 2000 el premio Calvino por el libro “Sottomesi al cielo” Ed. Tropea.

Estas personas apreciaron mucho mi esbozo de libro y esto me sirvió de impulso para seguir adelante con mi proyecto.
Fui a encontrarme con Alberto Granados, quien con mucha generosidad me recibió en su casa, dejándose fotografiar en su estudio delante de un retrato del Ché, escribiéndome de su puño y letra una dulcísima y apropiada dedicatoria que pondré al inicio del libro; Camilo Guevara se mostró interesado en el proyecto considerándolo innovador por su contenido , o sea, no el típico libro de fotos del Ché, sino imágenes que representan el gran amor que aún hoy, une a los cubanos con su padre, y se mostró disponible para una posible publicación en Cuba una  vez concluido el libro; el amigo Vando Martinelli por su parte me presentó al escritor Reynaldo Gonzáles, quien me escribió para el libro un prefacio.

Las fotos que he acumulado en todos estos años las hice en la Habana y sus alrededores, las provincias Centrales y en Santiago.
Quizás en algunos casos la calidad de las fotos no será perfecta pues, después del primer año en que llevé a Cuba mi gloriosa Canon, me cambié, aún a mi pesar, a la técnica digital, menos perfecta, pero cómoda por muchas razones, además de que una pequeña cámara me permite capturar velozmente instantes de vida, y por otra parte no he querido absolutamente usar el flash, aún en situaciones de escasa luz, así que algunas aparecen desgranadas o ligeramente movidas, pero son la representación de aquel momento veraz, único e irrepetible, y es esto lo que yo pido a una fotografía.
 

CONTACTOS

Busqueda

Symbol
¿Quién y por qué